Al detalle la portada de la revista Cruz y Rosario 2017

La escena de la portada se desarrolla en el patio interior de la Capilla del Rosario. Dos nazarenos de la virgen a la derecha, uno del cristo a la izquierda y el tronco del limonero en el centro. En el limonero cuelgan algunos incensarios que se usan en la Estación de Penitencia del Jueves Santo. Al fondo dos arcos que constituyen la arquitectura del espacio del patio.

La autora de la portada Reyes de la Flor Cruces utiliza papel al que ha aplicado una imprimación acrílica en verde aportando al papel mayor resistencia y proveerá a la pintura de una base más sólida a la vez que hace que la pintura cohesione y se agarre más. Inicia el dibujo con grafito y luego aplica pintura al óleo para resolver la ilustración.


La imagen la ensancha de manera simétrica. A ello le ayuda tanto las figuras de la izquierda y derecha y el tronco del limonero. Una vez dividida en dos cuando se disponga en la revista, la imagen principal es decir, la portada de la revista quedará a la derecha en los dos nazarenos de la Santísima Virgen que se están comunicando entre ellos junto con la mayoría de la magnitud del tronco del limonero, en la contraportada de la revista consistirá en el nazareno del Santísimo Cristo en solitario. A la vez, durante el proceso hace algunas modificaciones de la imagen que sirve para obtener una representación más sencilla, más sobria y más clara.


La aplicación de la pintura consistió en una primera mancha constructiva lo más resolutiva posible, es decir, intentar aplicar el color definitivo desde el principio y una segunda que determine algunos de los detalles. En la ilustración según elementos importantes, la autora utiliza el color rojo y verde, ya que son los colores de la Hermandad, además de su presencia en los ropajes de nazarenos, también podemos apreciarlos en los arcos de manera decorativa el rojo, así como en algún detalle que hace alusión a la copa del árbol en la parte superior de la imagen.